Archivo mensual: abril 2009

>¡Niño va! (esto es un bautizo)

>

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

>La 8ª potencia mundial a 4 euros la hora

>

Hoy, buscando en Infojobs, he encontrado esta interesante oferta de trabajo (pinchar para ampliar) a la que de momento se han apuntado más de 200 personas. Contador de afluencia en centros comerciales, durante dos días, en turnos de seis u ocho horas, a 4,64 euros la hora. El lugar de trabajo es Asturias, España, octava potencia mundial.
O eso dice Zapatero.

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

>El discurso de Gervasio Sánchez

>

Gervasio Sánchez es un periodista y fotógrafo cordobés de 40 años, especializado en reporterismo de guerra, que ha desarrollado la mayor parte de su carrera en conflictos de América Latina, estando tambien presente en la primera guerra del golfo, o el cerco a Sarajevo de 1992 entre otros.
En 1995 con la participación de Manos Unidas, Médicos Sin Fronteras e Intermón Oxfon, puso en marcha el proyecto fotográfico “Vidas Minadas”, acerca del impacto de las minas antipersonas en las vidas de ciudadanos de países como Afganistán, Angola o Camboya. El año pasado una de las fotografías de este proyecto, titulada Sofía y Alia (foto), fue la ganadora del premio Ortega y Gasset de periodismo, en la categoría de periodismo gráfico.


Durante la entrega del galardón y ante la presencia entre otros de la vicepresidenta De la Vega, el alcalde Ruiz Gallardón, la presidente Esperanza Aguirre, varios ministros y demás autoridades políticas, Garvasio Sánchez pronuncio un discurso, que a juzgar por la poca trascendencia que tuvo en su momento en la prensa, no debío ser muy del agrado de los ilustres presentes.

Hoy me ha llegado un correo con el dircurso, que a continuación reproduzco. Aún queda gente.

Estimados miembros del jurado, señoras y señores.

Es para mí un gran honor recibir el premio Ortega y Gasset de Fotografía convocado por ELPAIS, diario donde publiqué mis fotos iniciáticas de América Latina en la década de los ochenta y mis mejores trabajos realizados en diferentes conflictos del mundo durante la década de los noventa, muy especialmente las fotografías que tomé durante el cerco a Sarajevo.
Quiero dar las gracias a los responsables de Heraldo de Aragón, del Magazine de La Vanguardia y la Cadena Ser por respetar siempre mi trabajo como periodista y permitir que los protagonistas de mis historias, tantas veces seres humanos extraviados en los desaguaderos de la historia, tengan un espacio donde llorar y gritar.
No quiero olvidar a las organizaciones humanitarias Intermón Oxfam, Manos Unidas y Médicos sin Fronteras, la compañía DKV SEGUROS y a mi editor Leopoldo Blume por apoyarme sin fisuras en los últimos doce años y permitir que el proyecto Vidas Minadas, al que pertenece la fotografía premiada tenga vida propia y un largo recorrido que puede durar décadas.
Señoras y señores, aunque sólo tengo un hijo natural, Diego Sánchez, puedo decir que como Martin Luther King, el gran soñador afroamericano asesinado hace 40 años, también tengo otros cuatro hijos víctimas de las minas antipersonas: la mozambiqueña Sofia Elface Fumo, a la que ustedes han conocido junto a su hija Alia en la imagen premiada, que concentra todo el dolor de las víctimas, el camboyano Sokherum Man, el bosnio Adis Smajic y la pequeña colombiana Mónica Paola Ojeda, que se quedó ciega tras ser víctima de una explosión a los ocho años.
Sí, son mis cuatro hijos adoptivos a los que he visto al borde de la muerte, he visto llorar, gritar de dolor, crecer, enamorarse, tener hijos, llegar a la universidad. Les aseguro que no hay nada más bello en el mundo que ver a una víctima de la guerra perseguir la felicidad.

Es verdad que la guerra funde nuestras mentes y nos roba los sueños, como se dice en la película “Cuentos de la luna pálida” de Kenji Mizoguchi.
Es verdad que las armas que circulan por los campos de batalla suelen fabricarse en países desarrollados como el nuestro, que fue un gran exportador de minas en el pasado y que hoy dedica muy poco esfuerzo a la ayuda a las víctimas de las minas y al desminado.
Es verdad que todos los gobiernos españoles desde el inicio de la transición encabezados por los presidentes Adolfo Suárez, Leopoldo Calvo Sotelo, Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero permitieron y permiten las ventas de armas españolas a países con conflictos internos o guerras abiertas.
Es verdad que en la anterior legislatura se ha duplicado la venta de armas españolas al mismo tiempo que el Presidente incidía en su mensaje contra la guerra y que hoy fabricamos cuatro tipos distintos de bombas de racimo cuyo comportamiento en el terreno es similar al de las minas antipersonas.
Es verdad que me siento escandalizado cada vez que me topo con armas españolas en los olvidados campos de batalla del tercer mundo y que me averguenzo de mis representantes políticos.

Pero como Martin Luther King, me quiero negar a creer que el banco de la justicia está en quiebra, y como él, yo también tengo un sueño: que, por fin, un presidente de un gobierno español, tenga las agallas suficientes para poner fin al silencioso mercadeo de armas que convierte a nuestro país, nos guste o no, en un exportador de la muerte.

Muchas gracias

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

>Cómo hemos cambiado

>

PD: Que Dios me perdone por utilizar otro video de Libertad Digital.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

>El efecto AXE

>

Busquen refugio amigos, porque las feministas vuelven a las armas. Ya sabemos desde hace tiempo que meterse con los hombres se ha convertido en una práctica habitual que además de ser políticamente correcta, resulta hasta progresista. Pero ojo, mucho cuidado con utilizar la misma sátira, en ocasiones verdaderamente denigrante, con las mujeres, porque una horda de feministas rabiosas, encabezadas probablemete por Ana Rosa Quintana, pedirá la cabeza del osado, negando el derecho a vivir del primate.
Esto lo sabe muy bien Axe, una de los marcas de desodorantes más vendidas del mundo, que desde hace años utiliza una línea provocadora e impactante en las campañas publicitarias de los productos dirigidos al público masculino. Fruto del ingenio de la publicidad argentina, una de las mejores del mundo, a la que Axe se ha confiado en plenitud, han nacido decenas de spots reconocidos en los mejores festivales de publicidad (“
marcales el camino“), que casi siempre han recibido el desprecio de los sectores feministas en forma de demandas judiciales. (Tambien en España). Ahora vuelven a los tribunales, esta vez en Argentina, donde dos diputadas han anunciado una cruzada judicial contra el nuevo juego online de Axe, “Garrotazo de Amor“, cuyo objetivo,al estilo de alguna famosa atracción de feria, es aporrear al mayor número de mujeres que vayan apareciendo en pantalla; si te equivocas y el perjudicado es un hombre, pierdes 500 puntos.


Dejando un lado el buen o mal gusto del jueguecito, a mis ojos inofensivo, empieza a ser paranoico el papismo que poco a poco y de manos del Partido ¿Socialista? ¿Obrero? Español se ha instaurado en la opinión pública, en forma de lo socialmente aceptable. La línea que lo delimita se vuelve cada vez más estrecha y son poco ya los hombres que se han librado alguna vez de ser tildados de machistas por un comentario sin mayor intención, al menos a los ojos simplistas y de mentes obtusas que solo piensan con la polla y no saben hacer dos cosas a la vez, de los hombres.

Este planteamiento, además, puede tener un efecto contrario al originariamente buscado y es que si bien la implicación social en la lucha contra la violencia de género resulta indispensable, la sobreprotección del “género por el género”, volvería a colocar a la mujer en un lugar de inferioridad con respecto al hombre, eregido nuevamente en protector universal del “sexo débil”. En un alarde de licencia poética, a esto lo llaman discriminación positiva. Discriminación a fin de cuentas.


PD: ¿Qué hubiera pasado si en este anuncio de televisión el tema central hubiera sido el tamaño de los senos o la estrechez vaginal?. El refugio se hubiera quedado pequeño.

Deja un comentario

Archivado bajo Opinión