Archivo mensual: mayo 2012

Feliz 12 de marzo, feliz 15M

Deja un comentario

Archivado bajo Mira

Entrevista impersonal (I)

Sexo: Mujer
Edad: 36 años
Profesión: Coordinadora de una cadena de tiendas de moda

Pregunta: ¿Cómo te posiciones en el actual conflicto de Euska Herria con España?

Respuesta anónima: Desconocía que había un conflicto entre Euskal Herria y España. ¿Se refiere al tira y afloja de un grupo terrorista con los diferentes Gobiernos legítimos de un país?

Willie Toledo: Creo y defiendo el derecho a la autodeterminación de los pueblos y cualquier cosa que el pueblo vasco decida para su futuro lo daré por válido.
Por otro lado creo que lo que hay que buscar es el fin de ETA por una vez y por todas, pero no creo que ese fin justifique todos los medios.
Considero que hay que apostar por el diálogo y no emplear todas las fuerzas en la acción policial y judicial. Y desde luego la persecución, enjuiciamiento y encarcelamientdo de Arnaldo Otegi, que muchos reconocemos como un interlocutor muy válido para lograr la paz, sea el método a seguir. De hecho, todas las sentencia condenatorias contra él han sido revocadas por tribunales europeos.
Da la sensación a veces de que algunos no tienen el mínimo interés en lograr la paz y de ahí la persecución política contra Otegi.
Tampoco como denuncia el relator contra la tortura de la ONU, Amnistía Internacional o Human Rights Watch practicar de manera sistemática la tortura contra algunos independentistas vascos en las comisarías de la Guardia Civil o de la Ertzaintza es un método válido para lograr el fin de la violencia.

Willie Toledo. Diario Público

P: Guardiola ha dicho que hubo cosas raras con los arbitrajes. ¿Ahora que pierde conocemos al Pep real?

R.A: Supongo que el verdadero Pep es una mezcla del que se ha visto en la victoria y en la derrota.

José Mourinho: Conozco a Guardiola desde que él era jugador y yo ayudante. Guardo de él un recuerdo muy bueno. Después, la vida cambia, las personas cambian. Es muy diferente ser jugador a ser entrenador. Nosotros cometemos errores, tenemos momentos menos felices con las cosas que decimos. Lo que no es normal es vender una imagen de perfección y después, al final, ninguno es perfecto. Yo nunca he vendido una imagen de perfecto. Nunca he intentado esconder mis defectos. Sin embargo, hay gente que tiene una personalidad diferente, la esconden, pero al final el tiempo se encarga de demostrarlo todo. Ni en el fútbol ni en la vida, nadie es perfecto.

José Mourinho. Diario ABC

P: ¿Usted cree que cualquier niño puede llegar a ser excepcional?

R.A: Necesitaría una definición de excepcional, pero no creo que cualquier niño, ni cualquier adulto, puedan serlo por el simple hecho de pertenecer a una especie concreta.

Lang Lang: Todo ser humano está llamado a ser único. Muchos hemos logrado algo porque alguien creyó en nosotros antes que en él mismo. Y ese es el gran peligro hoy…

Lang Lang. La Vanguardia

P:¿No se arrepiente de nada?

R.A: Me arrepiento de muchísimas cosas. Pero he aprendido a convivir con ellas. Y a que ellas sepan convivir conmigo.

Francisco Camps: No. ¡Pero si es que lo único que he hecho ha sido ganar elecciones y hacer que la Comunidad Valenciana se sintiera por primera vez en muchos años fuerte, próspera, digna, moderna y leal a España! Nos hemos situado como motor de este país. Durante el invierno nuclear del gobierno de Zapatero, Valencia alumbraba el camino del futuro de España.

Francisco Camps. Telva

P: ¿ Por qué los llamados intelectuales de izquierda son tan sectarios y están tan apegados al pensamiento único?

R.A: Porque son parte interesada. Demasiado interesada.

Lucía Etxebarría: para responderte a esta pregunta necesitaría un libro entero, pero resumo: ya dijo hobbes que el hombre es un lobro para el hombre. sectarismos y corrupción los hay en todas las profesiones, en todas. es una ingenuidad pensar que la literatura va a ser una excepción. por otra parte, un verdadero intelectual de izquierda no se debería aliar jamás con el poder ni nunca suscribir una corriente hegemónica de pensamiento, así que su pregunta es un oxímoron en sí misma.

Lucía Etxebarría. El Mundo

P: ¿Qué pasó en Paracuellos?

R.A: Yo no estaba, sólo puedo contarle lo que a mí me explicaron, que no tiene que, necesariamente, ser cierto.
Los republicanos mataron (fusilaron) a unas 2500 personas contrarias a sus ideas durante la Guerra Civil, en la Batalla de Madrid si no me equivoco. No se sabe quién dio la orden. Algunos piensan que Santiago Carrillo estuvo involucrado. Una barbarie más del odio que generan las ideologías políticas.

Santiago Carrillo: Yo mismo no se ni lo que pasó. Desde luego pasaron cosas que yo no he sabido. Era la guerra y en la guerra para vencer al enemigo hay que matarle, hay que tirarle más tiros que él a usted, o tener mejor puntería, o tener más soldados en un momento dado. Nosotros siempre tenemos menos soldados, menos armas que ellos.

Santiago Carrillo. Salvados

P: ¿Alguien de izquierdas puede estar forrado?

R.A: No creo en izquierdas y derechas, pero si alguien está forrado seguro que no es por tener un sentido de igualdad social muy marcado.

Julio Anguita: En toda riqueza está la base del robo. Honradamente nadie se hace multimillonario, porque aunque él crea que es honradamente, el negocio no lo es. Veamos un caso; si usted invierte un dinero en una entidad bancaria y esa entidad bancaria invierte por mecanismos oscuros en el tráfico de armas y a usted eso le produce una fortuna, en el origen está el robo, el genocidio y el asesinato. La fortuna seguro que se ha labrado sobre el robo y el latrocinio.

Julio Anguita. Salvados

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Cosas que nunca te dije

Es difícil dar un solo paso cuando al echar la vista al frente el más grande de los precipicios espera paciente tu caída. Piso cada día terreno firme en un presente que se balancea, que se empeña en mirar atrás, como si dar la espalda al amanecer fuera a devolverle lo que la noche le arrebató entre mentiras y reproches. Cotizo como procastinador profesional pagando religiosamente el diezmo, como el penitente descalzo que se marchita los pies persiguiendo el perdón de la Dolores. Vivir con los ojos tapados sin una venda que me impida ver el vacío de la mañana tediosa y la oscura crueldad de la memoria. Estar del verbo subsistir, con un mendrugo de pan que no consigue acallar los gritos de un alma hambrienta de silencio, de una tregua sin más heridos ni mas sangre que derramar, ni más mejillas húmedas por la desvergüenza, ni mas pistolas que desenfundar, ni más razones que el consuelo porque el que ya nunca suplico. La identidad falsa de un apátrida sin hogar donde volver, es el único equipaje de un viajante que en la última frontera se ha topado con un no rotundo de quien un día le prometió amor perpetuo, con derecho a una cama caliente por los besos de su espalda. Siempre nos quedará nunca. No tengo pianista al que pedirle una ultima canción, ni mujer al otro lado del estrecho que me muerda los besos sellados con el humo de hachís. Se equivocan los que piensan que la memoria resiste en los páramos más anchos, y es que no hay mayor soledad que la rutina cotidiana de las pequeñas cosas. El cepillo de dientes que se sabe exclusivo, el plato ausente en una mesa para dos, el lápiz de ojos que dejó de mirarme, los pasos ahogados de una madrugada tardía, la vieja camiseta que guardaba su cuerpo, el brazo que descansa en su cintura dormida, los cabellos que arañaban mi cara. Hace muchas lunas que, al otro lado del río, la viuda se desnudó del luto. La mortaja descansa olvidada a 10 metros bajo tierra, silenciando el último aliento de un amor inerte. Que nadie me busque en la montería, no cargaré la escopeta contra el culpable de un cadáver muerto por suicidio voluntario. La autopsia sentencia defunción por mordida, de una lengua demasiado larga y una bilis demasiado negra. Al menos, en la retina inquebrantable de lo que no se puede cambiar, perdurará para siempre, hasta que las arrugas sean viejas, el sabor a vino y el olor a rosas, el sexo fundido en un verbo de medianoche, ese instante en que el tiempo se paró para concedernos un minuto interminable. Quede para siempre, la tinta humedecida del que se sabe perdedor y la rodilla hincada en el suelo, como el hereje que purga sus pecados. En el castigo de vivir sin tu voz besando mis labios, espero encontrar algún día, el momento para decirte las cosas que nunca te dije.

Deja un comentario

Archivado bajo Personal