Archivo mensual: enero 2013

Charlas con Will

Duerme como si no hubiese ratón capaz de quitarle el sueño. Si Antonio Gala se atrevió a charlar con Troylo, yo, que no tengo de Antonio ni la A, puedo permitirme la desfachatez de volcar la tinta sobre la zarpa felina que me ronronea las noches. A riesgo de parecer un (casi) treintañero prematuramente avejentado, que compensa la falta de una sedosa melena negra con el fino pelaje de un felino ingrato con la mano que le rellena el comedero, sirva mi palabra de juntaletras oficioso como verdad de que no busco en una garra afilada el placebo de la caricia de una mujer amada. A pesar de no haber ratón capaz de nada, sus ojos verdes que el sueño cobija a buen recaudo, esconde la inquietud por descubrir el mundo propia de un Cristobal Colón en pañales que aún no se imagina audiencia con Isabel y Fernando.

Apenas cuatro meses, apenas un par de kilos pero metro y medio de salto vertical que me rompe la paciencia y algún que otro atributo. En busca de un manjar más exclusivo que el pienso suyo de cada día, el placer de un buen bocado de esos que no acostumbran a llenarle el buche, bien merece el riesgo de una reprimenda a voz caliente. Y a pesar de que en más de una ocasción suplico por el chucho que nunca tuve, con el ronroneo furtivo de quien no tiene palabra para susurrar perdón, el verbo se apacigua para ofrecer tregua al penitente con botas que a fin de cuentas solo soñaba con un poco de atún.

Es un emperador y como buen monarca henchido de orgullo, satisfacción y caprichos, reniega de los presentes tallados a la medida de su corona para apropiarse del tesoro escondido que más anhela; un rollo de papel higiénico. Hasta que la avanzadilla republicana comandada por la escoba y el recogedor barre de un plumazo su reinado.

Silencioso, flexible y agilidoso, cada paso que da es un adelante en una estrategia bien trazada para sorprender al enemigo con la cara vuelta. Ni crimen, ni huella, ni castigo. Pasea por mi espalda como el equilibrista sin red ni miedo a la caída. Si siete vidas tiene un gato, que al menos una la pase a mi lado, bien merecen mil arañazos.

IMG_0798

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Personal